Chand Baori

Casi a medio camino entre Jaipur y Agra, a punto de dejar el Rajastán y de entrar en Uttar Pradesh, llegamos a Abhaneri, un pequeño lugar donde no parece haber nada de interés. Nos cruzamos con grupos de niños que vuelven del colegio perfectmente uniformados y que nos saludan con una preciosa sonrisa como todos en la India. Entonces Kamal, nuestro chofer, nos avisa de que ya hemos llegado, estamos delante de lo que parece un pequeño templo, unas capillas que esconden tras ellas una de las muchas maravillas que hay en la India, y que en cualquier otro lugar del mundo sería uno de los principales atractivos turísticos de cualquier país, pero aquí, con el riquísimo patrimonio de la India, pasa muchas veces inadvertido: el Chand Baori.

Por el nombre de “bâori” se conoce a los pozos o aljibes escalonados que cuentan con varias terrazas unidas por tramos de escaleras que conectan sus distintos niveles de profundidad, sirviendo tanto a los fines religiosos y espirituales, con diversos templos anexos, como para abastecerse de agua durante la época seca, algo esencial en una región tan árida como el Rajastán. Habíamos leído varias cosas sobre ellos, y aunque alguno de los más espectaculares de la India están en la región de Gujarat no queríamos perder la oportunidad de ver uno de los más importantes.

800px-Chand_Baori_(Step-well)_at_Abhaneri

Chand Baori se cree que fue construido en el año 800 después de Cristo por el rey Chand de la dinastía Chahamana, y es uno de los mayores y más profundos baoris de la India.Tiene casi veinte metros de profundidad y trece niveles escalonados. La mayor parte de su superficie está integrada por sus interminables escaleras, con 3.500 peldaños que descienden hasta el foso central que actúa como un gigantesto embudo embalsando el agua de las lluvias. Mirar hacia sus paredes plagadas de escaleras nos recuerda a una superficie ajedrezada en la que uno parece perderse y marearse. Uno no puede dejar de maravillarse ante una cultura que convierte algo tan práctico como un pozo, que no es lo que deja de ser, en una maravillosa obra de arte.

 

800px-ChandBaori

capturada

Chand Baori
Chand Baori

La entrada se halla en el lado norte, donde también se encontraban varios templos consagrados a Ganesha y a Durga, que actualmente se veneran en una pequeña capilla adyacente y que ocultan la maravilla que se esconde detrás de ellos. Es totalmente gratuito y el guarda os invita amablemente a firmar y escribir algo en uno de los libros de visitas que hay en la entrada.

Una de las cosas que lo diferencia de otros baoris es que a planta superior se encuentra rodeada por una hermosa galería de arcos, con baños para los hombres a la izquierda y uno para las mujeres en el lado derecho. Nosotros lo contemplamos todo practicamente solos, porque no había ningún turista, tan solo unos pocos indios.

Chand Baori

Al salir, fijaos a la izquierda en el templo de Harshat Mata, un antiquísimo templo del siglo IX, formado por tres terrazas escalonadas de gran tamaño. Harshat Mata es la diosa de la alegría y la felicidad y cada día se realiza un ritual en su honor.

Cuando abandonamos Abhaneri no pudimos evitar sentir que habíamos visto un pequeño secreto de la India y que habíamos visto una otra maravilla de la India, y ¡quién sabe cuantas más se enconden en ella!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s