El gran Buda de Leshan

El gran Buda de Leshan es otra de las maravillas que podemoos ver en China y que es inexplicablemente poco conocida, o al menos no tan famosa como otros monumentos del país. Sabíamos que era grande, muy grande, pero hay que estar delante de ella para darse cuenta de que o el Buda es muy grande o nosotros muy pequeños.

Gran Buda, Leshan

Imagen 808

Fue construida en e siglo VII durante la dinastía Tang, tiene una altura de 71 metros y representa a un Buda con las manos apoyadas sobre las rodillas. Para que os hagais una idea de sus dimensiones sus hombros miden 28 metros de ancho, su cabeza 15 metros de alto y sus dos orejas, 7 metros de largo cada una.

   Imagen 781                                         0

    Imagen 773

Está tallada en un acantilado que se encuentra en las confluencias de los ríos Min Jiang, Dadu y Qingyi, en la parte sur de la provincia china de Sichuan. Esto no es casualidad porque el Buda tenía a su cargo hacer más lentas las mareas, proteger los barcos e impedir la inundación de la aldea vecina. La construcción se inició en el año 713 y estuvo dirigida por un monje llamado Haitong. Este monje esperaba que Buda calmara las aguas turbulentas que destrozaban a los barcos que navegaban por el río y llegó a quitarse los ojos para demostrar que las acusaciones de quue se estaba quedando con dinero para la construcción del Buda eran falsos. Sus discípulos acabaron la estatua 90 años más tarde y al final se consiguió el objetivo porque parece ser que los restos de roca de la construcción se fueron depositando en el río lo que alteró la corriente y la hizo más tranquila convirtiéndola en más segura para la navegación.

La forma más sencilla de llegar es coger un autobús en la estación de buses Xinnanmen de Chengdu. Allí podéis coger el bus nº 65 a Leshan, que  tardan unas 2 horas. Circula  desde las 07:30 hasta las 19:30 cada 20 minutos y cuesta unos 40 yuanes. Pero hay otro bus que va directamente hasta el buda, aunque tiene menos frecuencia. Fijaos en el panel de la estación y llevad escrito en un papel en chino “Buda de Leshan” y se lo dáis al de de la taquilla.  Nuestro bus no era un bus, sino un monovolumen donde íbamos 7 personas, todos chinos menos nosotros. Cuando llegas a Leshan, va hacia la zona del bus hasta un lugar donde hay una barrera, allí está esperando otro  monovolumen que es el que te lleva hasta las taquillas.

Para volver, al salir del recinto del Buda están esperando taxistas piratas a la caza de los turistas y como estábamos hechos polvo por el calor, negociamos con uno que nos llevara hasta la estación de autobuses de Leshan, así nos recuperamos un poco en el trayecto con el aire acondicionado. Al poco de llegar cogimos el bus para Chengdu de vuelta, creo recordar que había uno  cada hora por unos 40 yuanes. 

Para visitar el Buda hay 2 opciones: comprar una entrada completa y más cara que permite ver todo el recinto y otra más barata para visitar solo el Buda. El espabilado de la taquilla intentó colárnosla y nos dijo que solo existía la entrada más cara aunque había un cartel que indicaba los dos tipos de entrada. Si tenéis problemas no entréis por la taquilla principal y desandad un poco el camino, hay otra entrada donde sacamos los tickets que queríamos sin problemas. Una cosa importantísima para visitar el Buda es llevar agua (aunque también la venden) porque si vais en verano como nosotros pasaréis un calor tremendo y además con muchísima humedad. Lo primero que encontramos al entrar al recinto es que nos espera una buena subida, el Buda está del otro lado del monte, y hay que subirlo por la parte de atrás, al llegar arriba, llegamos a una pequeña explanada donde hay un bonito templo budista bastante nuevo y reluciente, y donde ya pudimos ver la impresionante cabeza del Buda y maravillarnos con sus dimensiones.

Templo budista, Leshan

Allí nos pusimos a hacer cola porque la gente va bajando en grupos por unas escaleras metálicas todo el monte mientras el Buda queda a tu izquierda y así puedes admirarlo mientras bajas, es verdaderamente impresionante, además el lugar en que se encuentra también lo es porque está al pie de la confluencia de los 3  ríos con la ciudad de Leshan al fondo.

Imagen 800

 Imagen 811

 Imagen 784

      SAMSUNG

Hay gente que opta por ver el Buda desde el río, en Leshan podéis coger unas motoras que llegan hasta delante del Buda y están un rato delante de él. Realmente es la mejor opción si quieres verlo de frente pero no dura mucho porque en ese punto la corriente del río es bastante fuerte y solo están unos minutos, además de que es bastante caro.

Tras bajar, y ver lo pequeñito que es uno al lado de los dedos del gran Buda, hay que seguir por un camino tallado en la roca al otro lado del Buda que te lleva hacia la salida del recinto. Como no, también es cuesta arriba y tras unas horas de calor y sol machacándonos acabamos hechos polvo, pero muy satisfechos de haber visto esta gran, gran maravilla.  

Imagen 802

   Imagen 818

Anuncios

2 pensamientos en “El gran Buda de Leshan”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s