Pingyao o la China medieval

Cuando uno viaja a China sabe que va a ver grandes y modernas ciudades como Sanghai o Hong Kong, grandes monumentos como la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida o los guerreros de Xi´an, pero hay algo que todos queremos ver y son imágenes de la China antigua y milenaria, esas imágenes de ciudades que muchas veces nos hemos imaginado o hemos visto en películas de época, lo cual hace que nos preguntemos, ¿dónde podemos encontrarla? La respuesta es Pingyao, en la provincia de Shanxi. Pingyao fue declarada Patrimonio de la Humandidad por la Unesco en el año 1997. La declaración incluye también a los templos de Zenghuo y Shuanglin, que están a unos 10 kilómetros de la ciudad. Se trata de una ciudad con un casco antiguo muy bien conservado y que nos permite contemplar como era una ciudad china de hace 400 o 500 años. Podría ser, salvando las distancias, el equivalente chino de Ávila, Toledo o Salamanca. Fue fundada en el siglo XIV y mantiene buena parte de la arquitectura original de las épocas Ming y Qing. Su casco antiguo está rodeado por una imponente muralla muy bien conservada de 6 km de longitud y 12 m de altura con seis puertas y unas setenta torres de vigilancia, que nos permite recorrerla desde arriba y contemplar unas espléndidas vista de la ciudad desde ella.

 

04

 

 

 

 

Imagen 481               Imagen 457

 

Aunque el turismo ha empezado a hacer mella en ella con multitud de cafés y restaurantes todavía conserva la esencia de una antigua ciudad china. Pingyao nos ofrece la oportunidad de encontrar alojamiento en el casco antiguo, en pequeños hoteles que son encantadoras casas chinas de más de 300 años de antigüedad, con sus pequeños patios interiores y que te permiten empaparte de un ambiente muy especial. Eso sí, las camas son duras como piedras, como las de la época, nuestra espalda puede dar buena fe de ese aspecto.

SAMSUNG                       pingyao-21-city-tower

 

Imagen 454

 

 

 

 

 

 

La mejor forma de llegar a Pingyao es desde Taiyuan, la capital de la provincia, que está a 80 km de distancia, y la forma más cómoda de hacerlo es en tren o en autobús, que cubren la distancia en algo más de una hora. Nosotros lo hicimos en tren y luego regresamos a Taiyuan, aunque mucha gente aprovecha que el tren es el mismo que luego continúa hacia Xi´an, por lo que muchos turistas llegan por la mañana, visitan la ciudad y cogen el tren que hace el trayecto nocturno hasta Xi´an. Es importante comprar los billetes el día anterior porque es habitual que no haya plazas en algunos trenes. la estación de tren de Pingyao no está lejos del casco antiguo, a unos 15 minutos andando, pero lo mejor es coger un tuktuk que te dejará en tu destino en 5 minutos. Pingyao puede visitarse tranquilamente en un día porque no es muy grande, aunque ofrece bastantes opciones para ver. El trazado de Pingyao es cuadrangular, con dos grandes calles perpendiculares que llevan a las grandes puertas de la muralla. En una de las esquinas del cruce principal está la oficina donde se compra la entrada única que permite visitar 10 lugares de Pingyao. Su precio es 150 yuanes: entre ellos, varias casas tradicionales, antiguos bancos o subir a la muralla. Pingyao es conocido por ser el lugar donde aparecieron los primeros bancos chinos en el siglo XVIII , parece ser que su origen fue un pequeño negocio de tejidos de finales del siglo XVIII que prosperó y se expandió por otras ciudades comenzando a emitir cheques y convirtiéndose en un centro de financiación que daría lugar al primero de los bancos chinos (llamados tongs). Posteriormente se crearon muchos otros y hoy se pueden visitar varios de ellos en antiguas casas chinas, con exposiciones de objetos que se utilizaban en el día a día. Es bastante interesante, pero aunque se pueden visitar dos o tres, todos son bastante similares.

Imagen 459                                           Imagen 475

Por la mañana temprano, si madrugáis un poco, podéis ver como se preparan los fideos y tallarines en los puestos callejeros yno dejéis de subir a la muralla, para poder contemplar los tejados y las calles de la ciudad, y de recorrer sus calles llenas de restaurantes y tiendas, muchas de ellas dedicadas a los turistas, pero que conservan un toque tradicional muy adecuado con el entorno en que se encuentran. Las calles son especialmente bonitas al atardecer cuando se enciende la iluminación de los pequeños negocios y resturantes, además hay que destacar que el centro histórico de Pingyao es totalmente peatonal, un remanso de paz que le permite a uno descansar del concierto de pitidos y claxóns que son las ciudades chinas habitualmente, mientras curiosea por las tiendas.

SAMSUNG           Imagen 532Imagen 534           Imagen 537Imagen 518

En este enlace de la unesco podéis contemplar las preciosas imágenes de Pingyao y su estupendo casco antiguo:

VIDEO DE PINGYAO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s