UN DÍA POR KUALA LUMPUR

¿Qué conoce la gente de Kuala Lumpur? La mayoría nada y a algunos les suenan las Torres Petronas. Nosotros llegamos dispuestos a averiguar qué nos ofrece la ciudad y a descubrir algo más sobre ella.

Aterrizamos en Kuala Lumpur a las 17:00 horas tras un vuelo de casi 11 horas desde Estambul con Turkish Airlines. El aeropuerto de Kuala Lumpur, el KLIA, es uno de los más modernos del mundo y todo funciona a las mil maravillas. Tras pasar el control de pasaportes (no es necesario visado) y recoger nuestras maletas, cambiamos dinero y seguimos las indicaciones para coger el KLIA Express, el tren directo que conecta el aeropuerto con la ciudad y que es el modo más rápido de llegar a ella. Tenéis que tener en cuenta que el aeropuerto está a unos 70 kilómetros de la ciudad y que se puede coger un bus (lo más barato) o un taxi (más caro) pero te arriesgas a coger un gran atasco, así que optamos por la opción del tren, que en media hora nos dejó en la Estación Central de Kuala, el gran nudo de comunicaciones (tren, metro y Skytrain) de la ciudad. El billete del Klia Express cuesta 70 ringitts y el trayecto se nos pasó rapidísimo porque además fuimos hablando con una pareja de barceloneses y sus hijos que iban a ver los orangutanes en Borneo y con un chico valenciano al que iba a esperar una amiga en la estación. Tras llegar y despedirnos cogimos un taxi para que nos acercara a nuestro hotel (Hotel Concorde, 75 euros la noche, con desayuno incluido), que en realidad tampoco estaba muy lejos, pero ya había anochecido y no sabíamos muy bien por donde tirar. En diez minutos nos plantamos en el hotel y por el camino pudimos ver la impresionante imagen de las torres Petronas iluminadas.

Después de dejar las cosas en la habitación salimos a dar una vuelta y cenamos en un restaurante chino que estaba en un pequeño centro comercial cercano, lo que nos sirvió para ver el bullicio del tráfico de Kuala y que es una ciudad para nada peligrosa. Tras la cena nos fuimos a dormir porque estábamos muy cansados por el viaje (llevábamos una escala de 12 horas en Estambul) y queríamos descansar bien para salir a patear al día siguiente.

8 horitas de sueño después y luego de saquear el desayuno buffet del hotel salimos a la calle para conocer la ciudad. Lo primero que hicimos, como no, fue ir hacia las Petronas. El hotel está muy bien situado, con una parada de Skytrain a 5 minutos y con las torres a poco más de 10 minutos.

2015-08-07 10.42.01

Nosotros somos más bien de piedras y ruínas que de edificios modernos, pero las torres son una pasada, verdaderamente impresionantes, y tan grandes que es difícil sacarse una foto y que entren enteras (damos fe).

2015-08-06 10.21.10

2015-08-06 10.32.50

2015-08-06 12.00.24

Tras admirarlas y como empezaba a llover un poco nos metimos en el centro comercial que ocupa sus 4 primeros pisos.

2015-08-06 10.40.05

Curioseamos un rato por las tiendas, mirando precios (más o menos como en España o más caros) y después salimos en dirección hacia el centro de la ciudad. En vez de coger el metro decidimos ir andando e ir cogiéndole el pulso a la ciudad, una ciudad que nos dió la impresión de estar más hecha para las coches que para los peatones, con el agravante de que en dos días iba a celebrarse una carrera de coches urbana y muchas calles estaban valladas, con graderíos y bloques de hormigón, lo que dificultaba moverse, pero agradable en todo caso. A la media hora, y un poco agobiados ya por la humedad y el calor, cogimos el metro aprovechando que pasamos por delante de una estación, y en dos paradas nos plantamos en el centro.

Nos metimos en el antiguo edificio del mercado ahora convertido en un centro de tiendas de artesanía, ropa y souvenirs. Aprovechamos para comprarnos un imán de las torres para nuestra colección del frigorífico y como ya eran las doce y media decidimos comer en la segunda planta del mercado, llena de pequeños puestos de comida, donde tú pides en uno de ellos y luego te sientas en una de las muchas mesas dispuestas para comer en una zona común.

2015-08-06 13.48.58

Comimos estupendamente y muy barato (unos 5 euros) y nos dirigimos hacia la Plaza Merdeka, la principal plaza de la ciudad, que en realidad es una gran explanada de cesped vacía, y que está rodeada por el monumento a la independencia, el precioso Palacio de Justicia de estilo árabe (más pequeño de lo que nos imaginábamos), y donde está el gran mástil con la bandera de Malasia.

2015-08-06 14.57.30

2015-08-06 15.02.10

Visitamos la mezquita que está en una esquina de la plaza, y que en realidad no es muy grande, para acceder, si vas con pantalón corto, te dan una especie de pareo para que te coloques (al estilo del longyi birmano) y las mujeres deben ponerse una especie de túnica roja con capucha.

2015-08-06 15.16.27

La mezquita no tiene mucho para ver que no se pueda ver desde fuera y como nos estábamos asando con esa ropa y el calor que hacía, salimos pronto y nos tomamos un refresco en un McDonald´s cercano.

A continuación fuimos a la cercana zona de Chinatown, donde hay varias calles peatonales llenas de puestos que venden todas las imitaciones habidad y por haber. Como hace unos años visitamos el mercado de la seda en Pekín ya sabíamos lo que nos íbamos a encontrar y además, como estábamos empezando nuestro viaje tampoco íbamos a comprar nada. Después de dar una vuelta por allí decidimos ir a ver otro de los atractivos de la ciudad, las cuevas Batu, que están a 13 km de la ciudad. Se trata de unas cuevas naturales convertidas en un templo hinduista en honor del dios Murugan. Cogimos el KTM Komuter Sentul con destino Estación Batu Cave que lleva hasta ellas, y que hace el recorrido por encima de la superficie. Su precio es de 2 RM y no tiene pérdida porque hay que bajarse en la última parada, y se tarda casi media hora en llegar, porque va bastante despacio. Cuando uno baja se encuentra con una gran estatua de colorines de Hanuman, el dios mono, a un lado, y otro gran estatua de Murugan de color amarillo al otro lado.

Batu Caves, estatua de Hanuman

Batu Caves, estatua de Murugan

Para acceder a las cuevas hay que subir una larga escalinata de 272 escalones que te obliga a hacer un par de paradas antes de llegar arriba. Una vez que has llegado arriba entras en las cuevas propiamente dichas, que son una gran camara hueca con algunos santuarios hinduistas diseminados.

2015-08-06 17.52.03

2015-08-06 17.50.15

2015-08-06 17.58.52

Habíamos leído opiniones contrapuestas sobre las cuevas Batu, que si eran una horterada, que si no tenían nada, pero a nosotros nos gustó por el encanto del lugar donde están enclavadas y porque nos hizo sentir como si volvieramos a estar en la India, un país que visitamos hace 2 años y que nos había encantado.

Como ya empezaba a anochecer cogimos el tren de vuelta al centro de la ciudad y nos pasamos por Little India, aunque, para ser francos, no nos llamó mucho la atención, porque no es muy grande y como ya dije antes, supongo que si no hubiesemos estado en la Indianos habría llamado más la atención. Antes de ir para el hotel decidimos volver a ir a las Torres Petronas porque si de día son espectaculares, de noche quitan el hipo.

2015-08-06 20.23.53

2015-08-06 20.17.46

2015-08-06 21.40.45

Nos sacamos un montón de fotos con ellas, a ellas solas, a una, a la otra, y cenamos y nada caro en un restaurante indonesio que hay en el centro comercial del interior. Teníamos que ir preparándonos que al día siguiente nos íbamos para Yogyakarta, en Indonesia. Al salir por el lado contrario del que habíamos entrado en las Petronas, nos encontramos con un espectáculo de agua, luz y música muy chulo que suponemos que debe de haber todas las noches a eso de las 22:00 y que estaba contemplando mucha gente. Estuvimos unos 20 minutos disfrutando del ambiente y del espectáculo y cuando terminó nos dirigimos ya al hotel. Al día siguiente teníamos que coger un avión con destino a Yogyakarta, donde nos esperaban los fantásticos templos de Prambanam y la maravilla de Borobudur.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s