LLEGANDO A SINGAPUR

Volamos hacia Singapur desde Siem Reap en un vuelo de Jetstar que aterrizó a las 19:00. Tras recoger las maletas y pasar rápidamente el control de pasaportes, cambiamos dinero y cogimos un taxi para que nos llevara hasta nuestro hotel, el Seacare. En unos 20 minutos nos dejó en la puerta del hotel por unos 17 euros y por el camino ya pudimos ver el espectacular Marina Sands, la gran noria y los impresionantes Gardens by de Bay iluminados.

En cuanto dejamos las cosas en el hotel, y como solo disponíamos del día siguiente para ver Singapur porque nuestro vuelo de regreso a España salía al día siguiente a las 23:00, decidimos salir sin perder tiempo para poder pasear por la zona de los jardínes de la bahía. Fuimos caminando unos 15 minutos hasta dar con una parada de metro y cogerlo. Salimos en la parada que da a los jardines y en seguida nos encontramos con la apabullante imagen del edificio del hotel Marina Sands iluminad y recortado en la noche. Junto a la salida del metro hay un mirador elevado que permite admirar el hotel a un lado y los árboles artificiales iluminados de los jardines al otro. Todos los días hay un espectáculo de luces y sonido en los jardines con los árboles a las 19:30, pero cuando llegamos nosotros ya había terminado. De hecho, no cruzamos con bastante gente que volvía tras ver el espectáculo.

Aunque ya era de noche nos adentramos en los jardines para llegar hasta los árboles artificiales que son una auténtica pasada. Nos sentimos como si estuvieramos en una película de ciencia ficción o viendo un paisaje de otro planeta porque el efecto que causan estos árboles artificiales gigantes iluminados en medio de un jardín tropical enorme es increíble. Estuvimos un buen rato caminando entre ellos, contemplándolos y sacando fotos hasta que decidimos volver al metro. Una vez allí, vimos que el metro conectaba también con el gran centro comercial que ocupa la planta baja y subterráneas del Marina Sands y, aunque estaban cerrando las tiendas, nos metimos a curiosear un poco, viendo su canal artificial con góndolass estilo Venecia, las tiendas de las principales marcas de lujo del mundo como Gucci, Cartier, Ferrari, Ralph Laurent, etc.

A todo esto y como ya era tarde, nos volvimos hacia el hotel y por el camino, y tras perdernos un poco por salir por la salida del metro que no era, nos encontramos con un enorme supermercado que no cerraba en toda la noche, así que nos compramos unas enormes bandejas de fruta para cenar en el hotel, a donde llegamos casi a las 12 de la noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s