DIA 1: LLEGAMOS A BUSAN, NOS VAMOS A GYEONGJU

Volamos desde Osaka a las 16:00 con la compañía Peach Airlines en un cómodo vuelo de hora y media hasta Busán. Los españoles no necesitamos visado para entrar en Corea, así que nos llegó con cubrir un impreso durante el vuelo que entregamos al llegar. Nos hubiera gustado visitar Busán pero con el poco tiempo que teníamos no nos fue posible, así que cambiamos dinero en el aeropuerto con un cambio bastante nuevo y salimos de la terminal siguiendo las señales del monorrail que se coge justo enfrente de la terminal.

Es muy barato y te deja en una parada desde la cual ya conectas con el metro de la ciudad, que atravesamos de punta a punta hasta llegas a la estación final de línea de Noppo, donde se encuentra la estación de autobuses. Una vez allí accedes a la estación por una rampa y compramos nuestros billetes para Gyeongjiu. No hay problema porque hay bastante frecuencia entre las dos ciudades y el trayecto es de unos 45 minutos. Como hay varias ciudades de nombre muy parecido la vendedora de billetes tiene los nombres en nuestro alfabeto para asegurarse de que no nos vamos a la otra punta del país.

Los buses coreanos son estupendos, de pocos asientos y comodísimos, que ya podían tomar nota en España. Cerca de una hora después llegamos a Gyeongju cuando comenzaba ya a anochecer. La estación es bastante cutrecilla y cuando salimos de ella e intentábamos orientarnos vimos que hacia la parte de atrás se encontraba toda la zona de hoteles del amor y demás, que cuenta con una iluminación cuanto menos llamativa y horterilla.

Nuestro hotel, el Mini Hotel 141, quedaba a unos 10 minutos de la estación, aunque en realidad eran unos 20, y hacia allá fuimos tirando de las maletas. De camino pasamos junto al parque donde están los túmulos de los antiguos reyes de Silla, que cuentan con más de 1000 años de antigüedad y que visitaríamos al día siguiente.

20160823_090200

Llegamos a nuestro hotel, pequeño, pero estupendo, y aunque al salir, en un primer momento la calle no nos pareció muy recomendable, nos dimos cuenta de que estábamos al lado de una zona de tiendas estupenda y con muchos sitios para comer.

Nos pusimos las botas para cenar tomando un plato de noodles ríquisimo y ahí ya nos dimos cuenta de que Corea es bastante más barato que Japón.

Después nos fuimos para el hotel a planificar las visitas del día siguiente, que eran unas cuantas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s