DÍA 6: ADIOS TOKIO, HOLA OSAKA

Hoy dejábamos Tokio y nos desplazábamos a Osaka, nuestra siguiente base de operaciones para visitar otros lugares. Aprovechamos para no madrugar mucho y cogimos el tren sobre las 10 de la mañana. Como ya le íbamos cogiendo el asunto al tren una vez más no reservamos asiento y llegamos unos 20 minutos al anden para colocarnos en la fila de los vagones de asientos no reservados, donde no tuvimos problema para coger sitio.

Después de un cómodo viaje llegamos a Osaka, comimos algo en la estación y cogimos el metro hasta nuestro hotel, el Daiwa Roynet, que se encontraba literalmente pegado a la estación de metro, así que mejor imposible. Tras hacer el check-in y dejar las cosas en la habitación, salimos a conocer Osaka.

Nuestra primera parada fue uno de los iconos de la ciudad, su castillo, muy bonito por fuera, aunque se trata de una reconstrucción puesto que el original fue destruido por los bombardeos americanos durante la II Guerra Mundial. Lo que verdaderamente es impresionante es el tamaño de su foso y de sus muros exteriores.

20160813_163130

20160813_163136

20160813_164945

El castillo solo es apariencia puesto que fue reconstruido con hormigón y además le han adosado un ascensor exterior que desentona bastante, por lo que nos limitamos a contemplarlo por fuera. De todas formas merece la pena acercarse para verlo junto con las murallas y el foso que sí son originales del recinto. Al llegar nos encontramos con la sorpresa de un chico japonés que tocaba la gaita para ganarse unos yenes, y como nosotros somos gallegos nos pusimos a charlar con él, le dijimos de dónde éramos y él nos sorprendió hablándonos de Carlos Nuñez, el gaiteiro más famoso de Galicia.

Pasamos un rato agradable alrededor del castillo, nos tomamos unos helados y compramos algunos recuerdos en las tiendas que había dentro del recinto (es gratuito, solo hay que pagar para entrar en el castillo).20160813_164949

Como ya empezaba a anochecer cogimos el metro y nos fuimos a la zona de Dotombori, donde se encuentra toda la animación nocturna, junto al canal del río, lleno de lugares para comer y de neones. Nos encantó la zona, a tope de gente, cada uno de su padre y de su madre, vimos el canal por el que circulan barcos para los turistas, los locales de comida con sus grandes muñecos animados en la fachada y el famoso cartel de Glico. Nos tomamos los famosos takoyakis (bolas de masa rellenas de pulpo) y estuvimos viendo junto al canal un concurso de una especie de drag-queens vestidas de geishas y que hacían sus actuaciones cantando y bailando música tradicional japonesa delante de un público totalmente entregado.20160813_190851

20160813_192433

20160813_193615

20160813_203042

Después de esto y como ya era tarde cogimos el metro y volvimos al hotel con buen sabor de boca. Habíamos leído que la gente no recomendaba Osaka pero a nosotros nos gustó y nos pareció estupenda para visitar durante un día. Nuestro objetivo del próximo día sería Nara y sus ciervos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s